El amor, la felicidad, la unión para siempre entre dos personas. Podríamos decir que los anillos de compromiso y las alianzas tienen este significado en cualquier parte del mundo, pero existen diferencias según el país en cuanto en qué mano poner dichas joyas.

Antes de entrar en este asunto os queremos poner en antecedentes. La tradición de las alianzas viene del antiguo Egipto aunque, por aquel entonces, sólo la mujer la llevaba. El futuro marido regalaba a su esposa una alianza como símbolo de unión y confianza. La forma redonda simbolizaba el amor eterno, infinito, sin fin. Fue a mediados del siglo XVII cuando las alianzas pasaron a llevarse tanto por el novio como por la novia. Y hasta día de hoy, así sigue siendo.

Por otro lado, ¿cuál es la razón de poner estos anillos en el dedo anular? Los romanos hablaban de la vena amoris (la vena del amor) que, según ellos, unía el corazón con el dedo anular.También nos debemos remitir a la tradición china ya que, según esta cultura, cada dedo está vinculado con un pilar de la vida; de esta forma, el dedo anular se asocia a la pareja. Por todo esto, las alianzas se colocan en este dedo.

Ahora sí vamos a entrar en el asunto que nos ocupa: ¿en qué mano debemos poner el anillo de compromiso y la alianza? En España según la tradición, el anillo de compromiso se lleva en la mano derecha hasta el día de la boda. Ese día se cambia de mano para poder colocar la alianza en la mano derecha y dejando la izquierda para el anillo de compromiso. Pero hay dos excepciones y es que en Cataluña y en la Comunidad Valenciana es justo al revés. Por otro lado, si te casas en México o Grecia debes saber que la alianza y el anillo de compromiso se llevan juntos en el dedo anular de la mano derecha. Pero si resides en EEUU o Canadá, entonces es al revés: alianza y anillo de compromiso juntos en el anular de la mano izquierda.

Dicho todo ésto, las tradiciones existen para aquellos que quieran seguirlas así que, si te molesta el anillo de compromiso o la alianza en una mano, pues póntelos en la otra. Si los quieres llevar juntos en una mano u otra porque te gusta cómo queda, pues adelante. Incluso hemos conocido novios que tenían clarísimo ya antes de casarse que no iban a llevar la alianza porque les molestaba. Cada uno con su criterio.

Sea como sea, la cuestión es ser feliz. ¡Esperamos haberos ayudado con toda esta información!

Todas las fotos son de La Caixeta.